Casa de acogida Franklin

Reseña

En el año 1997 abre sus puertas la Casa de Acogida Franklin, réplica de la experiencia de la casa de Olivos en Recoleta, con el propósito de atender a gente del sector, especialmente, a quienes habitaban en la antigua línea de ferrocarriles. La creación de esta casa responde a una invitación del Hogar de Cristo, como reconocimiento a la tarea realizada en la Vega Central.

Dentro de los objetivos, este programa pretende mejorar la calidad de vida de las personas; acogiendo, acompañando y entregando alimentación diaria, vestuario y acceso a servicios higiénicos, disminuyendo el daño provocado por el consumo abusivo de sustancias tóxicas y las precarias condiciones de habitabilidad, además de educar en hábitos de higiene y alimentación, trabajando por el acceso a beneficios sociales y a otras prestaciones, de acuerdo a la edad y características personales de los atendidos.

En ese sentido, en la Casa de Acogida de Franklin también se trabaja en la reinserción familiar, laboral y social, cuando es posible. En definitiva, se busca dignificar la vida y en ocasiones, la muerte, de las personas que por diversos motivos llegan a vivir en situación de calle y que están dentro de los grupos más excluidos de la sociedad.

Servicios

La Casa de Acogida Franklin presenta múltiples servicios de atención a personas en situación de calle, beneficiando en promedio a más de 50 personas cada año.

Algunos de los servicios son:

  • Hospedaje: 22 camas para hombres mayores de 55 años;
  • Alimentación: comedor con desayuno, almuerzo y once para los usuarios;
  • Espacio multiuso: espacio para diversas actividades formativas (talleres), recreativas (juegos, paseos) y descanso.

Los servicios se ven acompañados por acciones de voluntarios, quienes llegan a la Casa de Acogida La Vega a realizar obras solidarias.

Equipo

El equipo de la Casa de Acogida Franklin, está integrado por un coordinador general, un encargado de acogida y promoción, un auxiliar encargado de hospedería nocturna y una manipuladora de alimentos. Además, se suma el trabajo que desarrollan alumnas en práctica y voluntarios.