COMEDORES SOLIDARIOS: Chile en el país de las Maravillas

 

El nuestro es ciertamente un país de oportunidades: permite que las ISAPRES obtengan utilidades cercanas a los 45 mil millones de pesos (70% en el primer semestre 2011 respecto al año 2010) por un lado y por el otro, permite a cientos de chilenos recurrir a la solidaridad para poder comer.

Esa es la dura realidad que dejan en evidencia los comedores solidarios, que, repartidos en capillas, en juntas de vecinos o en casas particulares; cada domingo, preparan una mesa común a la que acceden adultos mayores, mujeres con niños pequeños, y adultos jóvenes desempleados, con antecedentes penales o con poli-consumo.

 

Fue la experiencia que compartió este domingo 11 de septiembre de 2011 el equipo de la Fundación Gente de la Calle, que visitó los comedores asociados a la Iglesia Santa Ana, en Santiago, y los comedores El Salto y Capilla Las Nieves, en Recoleta, con el propósito de informar sobre las prestaciones que entrega el Programa Calle Chile Solidario de MIDEPLAN, ejecutado por la fundación.

En la oportunidad se compartió con adultos mayores a los cuales sus pensiones nos les permiten alcanzar el fin de mes, con mujeres que cartonean durante la semana y el domingo comparten con sus hijos un almuerzo preparado con afecto y cariño fraternal; jóvenes con escasa escolaridad y encerrados en la periferia metropolitana, que sobrevuelan el mundo desde el consumo de pasta base y alcohol.

Nuestra intención como Institución es aportar, desde nuestra experiencia y compartiendo nuestros recursos con estas iniciativas: El primero, nuestra voluntad de servir y de creer que la solidaridad y la gestión comunitaria es un imperativo para enfrentar la injusta distribución de la riqueza y de las oportunidades disponibles y construidas socialmente. Luego, las redes que hemos ido generando a lo largo del tiempo para apoyar a los que apoyan.

Pero también nuestra voz, para señalar con claridad que debemos repensar el Chile de las oportunidades que anhelamos, reduciendo las brechas, promoviendo la confianza y la cooperación, abriendo las fronteras del país de las maravillas que cada uno merece.

Escrito por Francisco Lagos
Publicado en “Voz de la Calle” – Blog de la Fundación Gente de la Calle. 

Ir a “Voces de la Calle”