INCENDIO EN CASA DE ACOGIDA en Pedro Aguirre Cerda

 

Un lamentable hecho es el que ocurrió este fin de semana. Dos personas fallecieron tras el incendio de una Casa de Acogida en Pedro Aguirre Cerda, donde durante años la Sra. Paula Manríquez recibía generosamente a personas sin hogar. Una casa que sin recursos de ninguna índole, daba vida al lema “Has el bien sin mirar a quien”; con esas palabras la “Tía Paula” abría las puertas de su hogar a personas en situación de calle sin esperar nada a cambio. Sin embargo, el destino impuso otra cosa, el inmueble se calcinó por completo debido al fuerte incendio que se produjo durante la tarde del día viernes, dejando nuevamente a la deriva a muchos indigentes, justo cuando sabemos que estamos a pocos días del cierre de los albergues de invierno.

La opinión pública y los medios destacan que se trataba de una Hogar ilegal, ya que no contaba con ningún tipo de permiso para su funcionamiento como tal. Sin embargo, los vecinos cercanos reconocen el espíritu fraterno de esta mujer, que dispuso su casa al servicio de personas de extrema pobreza y con necesidades básicas como la falta de techo, abrigo y alimentación. Nosotros como Fundación, también declaramos ser testigos de la solidaridad de la Sra. Paula Manríquez. Ella acogió a todo tipo de personas, procurando darles un techo, hospitalidad y apoyo dentro de sus posibilidades, y muchas veces respondió a la falta de instituciones de acogida para indigentes, ya que en éstas se agotaba el espacio para refugiar a más personas. Por lo tanto la pérdida de esta casa es especialmente muy lamentable, ya que fue un aporte a la red de instituciones que trabajan con personas en situación de calle.

Este crudo escenario nos invita a reflexionar sobre la falta de medios económicos y humanos, así como de políticas responsables para enfrentar el problema de las personas en situación de calle.

A partir del 15 de septiembre más de 12 mil personas deberán enfrentarse a su situación de calle con el cierre de los albergues, esto da cuenta de la falta de políticas que den una respuesta eficaz a esta problemática, y al mismo tiempo es la cara más oculta y que no se quiere reconocer de la extrema pobreza.

Manifestamos nuestro más sentido pésame por las personas fallecidas en este grave accidente y enviamos un abrazo fraterno a la Sra. Paula Manríquez “la tía Paula” y a toda la gente que fue acogida en su hogar.

foto incendio