“No soy perfecto, pero cada vez voy mejorando más mi vida”

Luego de nueve años de vivir en la calle, haber salido y luego recaído por un periodo menor, Juan Carlos, de 46 años, nos cuenta sus motivaciones y cómo ellas hoy lo mantienen arrendando un espacio cómodo, trabajando y disfrutando de su nuevo renacer.

 

“Me gusta mi manera de vivir, mi estabilidad, mi independencia. Eso es lo que me hace a mí no volver a caer. Tener libertad, mis comodidades, llegar todos los días y tener mi techo; llegar y prender mi tele, ver mi película o  prender el equipo. Escuchar mi música.

La prioridad uno es el trabajo. Me gusta andar con plata, tener mi trabajo, andar bien vestido, mi perfume. Estoy juntando plata para arreglarme los dientes, porque nada es perfecto en la vida, también tengo mis secuelas.

Uno nunca deja de aprender cosas. La mayoría de mis amistades de ahora son mayores que yo, entonces aprendo más. No me junto con gente joven. Tengo hartas amigas que trabajan en mi misma pega.  Tengo amigas que son dueñas de hogar, hablo con ellas, nos juntamos. Son otro tipo de amistades ahora. De repente me llaman mis amigos, hacemos un asado y compartimos, todos trabajan.  Tengo amigos que viven afuera de Chile, nos comunicamos por el Facebook.

Me queda mucho todavía por delante, me he superado en hartas cosas, pero todavía me faltan muchas cosas. Más adelante quiero estudiar. Este año quería estudiar inglés pero no me alcanzaron las lucas. Pero más adelante voy a aprender inglés y buscarme una pega donde trabaje con el idioma, porque igual en mi pega llega harto extranjero.

No porque trabajes en aseo no debes saber idiomas; sí debes saber idiomas, porque los extranjeros igual te hablan. Se algo de portugués y estoy revisando un libro de chino mandarín. Igual es interesante porque puedes buscarte otro trabajo, porque en eso se basa el poder reinsertarte a la sociedad.

Pero yo te digo una cosa: la motivación más grande para salir de la calle es empezar a quererse uno mismo. Decir: no quiero más que me pasen a llevar, que me basureen, que me escupan, que me meen en la calle. No quiero más eso. No quiero andar cochino, no quiero andar hediondo, si soy un cabro joven. Esto va para cualquiera, no tan solo para mí, sino para cualquiera.

Tener tus propias cosas, tus propios objetivos y decir: quiero ser otra persona. Tirar para arriba,  quizás  buscarme una polola, casarme, tener hijos, pero para eso, ¡para llegar a eso!, tenís que tener algo poh; trabajo estable, tener tu casa o una pieza. Tener donde vivir. Porque no es llegar y casarse y tener hijos poh, para tener hijos hay que tener lucas y para tener lucas, hay que tener pega. Y con pega, tu podís alimentar a tus hijos, a tu señora; darles de comer y educarlos.

El hombre tiene que renacer de nuevo, tiene que empezar a vivir de nuevo, tiene que partir de cero. Yo no te digo que yo soy perfecto, yo sé que igual me faltan algunas cosas, pero cada vez voy mejorando más mi vida”.

Deja un comentario