¿Es la situación de calle una urgencia para el país?

A propósito de los últimos acontecimientos, diferentes temáticas quedan en segundo plano siguiendo una delicada tendencia a la indiferencia. Finalmente, “temas de interés” terminan por opacar demandas sociales que, como la situación de calle, deberían ser realmente una urgencia para el país.

La Opinión Pública 

Para el sociólogo francés, Pierre Bourdieu, la opinión pública no existe. Señala que las estadísticas no implican ni son garantía de imparcialidad ya que no hay neutralidad en la elaboración de los cuestionarios. Acerca de los medios de comunicación, afirma que además de tomar postura, difunden las opiniones que desean.

Para el académico estadounidense, Harold Lasswell, los medios de comunicación no imponen una forma de pensar, pero sí qué hablar.

A partir del llamado “estallido social” los temas instalados en la opinión pública han sido de interés generalizado. Discusiones acerca de una mejor jubilación, acceso a educación y salud gratuita y de calidad, equidad de género o la eliminación de las administradoras de fondos y pensiones, han sido transversales.

Con el tiempo, la atención dio un giro mundial y la atención se la lleva la crisis sanitaria producto de la pandemia. Dejando en un plano secundario temáticas de interés nacional que, como la situación de calle, deberían ser realmente una urgencia para el país.

Temáticas postergadas

Frente a la presión ejercida se logró acordar un plebiscito acerca de la Constitución de 1980 generando una oportunidad histórica de participación popular. Pareciera que para lograr modificaciones profundas y no maquilladas, la manifestación es fundamental para lograr esos cambios. Además, la disposición mediática y gubernamental para actuar como puente entre persuasión/manipulación. 

Algunas demandas que siguen siendo postergadas son:

  • Una política migratoria sin sesgo xenófobo,
  • soluciones reales con pueblos aborígenes,
  • perspectiva de género para casos de femicidio,
  • reestructuración del Sename y;
  • la erradicación de la pobreza y la situación de calle.

Pareciera que la “atención” frente a estos temas no interesan mucho. Quizás, si  se tomarán la agenda social, la opinión pública, en cadena nacional o en los matinales de la televisión adquirirían la importancia que les corresponde.

Te puede interesar: “Abajo los matinales que solo nos envenenan la cabeza”: Joven le complicó despacho en vivo a José Miguel Viñuela en el Mucho Gusto.

Una “situación” en aumento

De acuerdo al Registro Social Calle, actualizado en abril 2020, más de 15.000 personas en Chile viven en situación de calle. De los cuales, el 44% se ubica en la Región Metropolitana. 

Estos números se han duplicado desde el 2005, donde los primeros esfuerzos en catastrar a esta población hablaban de 7 mil personas en calle. Según el catastro, la principal causa de esta situación radica en los problemas familiares, representado en un 37%. 

Ahora bien, entendiendo que ni el Catastro 2005 ni el Catastro 2012 representan instrumentos homologables al Registro Social Calle, sirven para mostrar un aumento en la población en situación de calle en Chile. Incluso, el Registro Social Calle 2017, señala una cifra de 10.610 personas en situación de calle, lo que al año 2020 implica un aumento de cerca de 5000 personas. 

Hambre, cesantía y angustia en tiempos de coronavirus

Las víctimas fatales de la pandemia en Chile superan las 10 mil personas y los contagiados alcanzan los 385.946. Estas cifras ubican al país en el quinto de Iberoamérica solo detrás de Colombia, México, Perú y Brasil.

Afrontar las cifras de fallecidos por coronavirus es un tema doloroso en sí. A eso se le suma el incremento del hambre, de la cesantía y de la angustia en tiempos de pandemia.

Una medida desesperada fue la tomada por personas migrantes que pedían retornar a sus respectivos países de origen. Esto se reflejó en los campamentos a las afueras de diferentes embajadas o consulados ubicados a lo largo del país, generando una situación de calle.

Las cifras oficiales probablemente no representan fidedignamente el número de personas en situación de calle, mucho menos después de la irrupción de la pandemia. Diferentes fundaciones cuestionan estas cifras, y señalan que existen cerca de 20.000 personas en esta situación. Hoy, todo indica que las cifras aumentaron considerablemente por los diferentes efectos del coronavirus.

Frente a esta realidad, la situación de calle sigue esperando cobertura en su amplio sentido de la palabra. Las calles reflejan un aumento de carpas y rucos, las cuarentenas y toques de queda limitaron la ayuda entregada por voluntarias y voluntarios.

Probablemente, la erradicación de la situación de calle pase por un compromiso transversal, eficiente y de genuina empatía con seres humanos que han tenido que luchar y sobrevivir al frío, el hambre, la vulneración de derechos y por si fuera poco, a la peor pandemia de los últimos 100 años.